¿Qué pasa si la puerta de la nevera está mal sellada?

¿Qué pasa si la puerta de la nevera está mal sellada?

Como servicio técnico Philips en Valencia queremos hacer un repaso por las consecuencias que puede tener el hecho de que la puerta de la nevera esté mal sellada. Es inevitable que, con el paso del tiempo, estos electrodómésticos de gama blanca se desgasten. Pueden empezar a aparecer problemas en varias partes como los compresores y el ventilador. Otra de las partes que más se desgastan y a la que debemos prestar la debida atención es la junta de la puerta. El caucho de separación acaba por debilitarse.

En Tecnival te recordamos que, si la puerta no cierra bien, el mecanismo puede empezar a fallar. La primera consecuencia de que la nevera cierre mal es una disminución de la capacidad para mantener el aire frío y el aire caliente. Si está mal sellada esto puede afectar a la capacidad del refrigerador de mantener los alimentos perecederos a la temperatura adecuada. Será más probable por lo tanto que proliferen las bacterias y se pueda llegar a dar una intoxicación alimentaria.

Como servicio técnico Philips en Valencia queremos referirnos además al tema de la condensación. Un exceso de escarcha y de humedad en el interior del congelador y el refrigerador pueden ser consecuencia también de una puerta mal sellada. Date cuenta de que la alta humedad en el interior del electrodoméstico puede provocar sudoración en las paredes interiores. En la parte del congelador, las temperaturas más bajas pueden transformar ese sudor en hielo que ocasione aún más problemas. En definitiva, con una puerta correctamente sellada, es decir, de forma hermética, mantendremos el interior de la nevera seco y nos aseguraremos un funcionamiento adecuado.